miércoles, 15 de octubre de 2014

El Orden de la cosas. Corto de los Hermanos Alenda. Violencia de Género

El Orden de la cosas.
 Corto de los Hermanos Alenda.
 Violencia de Género








La vida de Julia tiene lugar en la bañera. Gota a gota, ella intentará reunir el valor para cambiar el orden de las cosas.

El orden de las cosas (S)
Año
2010
Duración
20 min.
País
 España
Director
César Esteban AlendaJosé Esteban Alenda
Guión
César Esteban Alenda, José Esteban Alenda
Música
Sergio De La Puente
Fotografía
Tom Connole
Reparto
Manuela VellésJavier GutiérrezMariano VenancioBiel DuránAna GraciaJosé Luis TorrijoManuela PasoJunio ValverdeLuis JiménezRoger Álvarez
Productora
Flux Film / Solita Films
Género
Drama | Drama socialCortometraje


FUENTE:
http://www.filmaffinity.com/es/film426043.html




Guía didáctica para trabajar en Tutoría:


lunes, 13 de octubre de 2014

¡¡ NO AL RACISMO Y LA XENOFOBIA !!



¡¡ NO AL RACISMO Y LA XENOFOBIA !!

Recursos Educativos para trabajar en el aula:

DOCUMENTOS: http://goo.gl/UIrwsu
RECURSOS EDUCATIVOS: http://goo.gl/SddGwu
BIBLIOGRAFÍA GENERAL:http://goo.gl/FLSpmA

BIBLIOGRAFÍA INFANTIL-JUVENIL:http://goo.gl/3CtgbH
PELÍCULAS INFANTILES:http://goo.gl/ANm64X
FILMOGRAFÍA GENERAL: http://goo.gl/7yiukb
Fuente:



domingo, 12 de octubre de 2014

QUE QUIERO AHORA. ANGELES CASO



 QUE QUIERO AHORA. 

ANGELES CASO

Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente estas Navidades a enfermedades gravísimas. O porque, por suerte para mí, mi compañero es un hombre que no posee nada material pero tiene el corazón y la cabeza más sanos que he conocido y cada día aprendo de él algo valioso. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio. Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender un poco de qué va esto llamado vida.

Casi nada de lo que creemos que es importante me lo parece. Ni el éxito, ni el poder, ni el dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. Paso de las coronas de laureles y de los halagos sucios. Igual que paso del fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima en la que quepa una partícula minúscula de pena verdadera. Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan.




Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su 
propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche. Y a los malditos indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas. A los que creen que sólo es importante tener y exhibir en lugar de sentir, pensar y ser.

Y ahora, ahora, en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. 

No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una mujer amargada, pase lo que pase. Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piensen que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada. O todo.



FUENTE:



Leer más: 



miércoles, 1 de octubre de 2014

JOAN PAHISA, pequeño gran hombre, un gran ejemplo de superación.


JOAN PAHISA, pequeño gran hombre, un  gran ejemplo de superación. 

Joan Pahisa, 27 años, Ingeniero informática,Doctorando en Informática en la Universitat Autònoma de Barcelona, deportista de élite y futuro escritor, mide 1 metro y pesa 30 kgms.
Actualmente se ha realizado un documental sobre la capacidad de superación de Joan, que nos ayuda y nos demuestra que nunca, nunca podemos decir que no se puede, y que si queremos podemos. 

Ir a su facebook...
Facebook.Joan.Pahisa




GLANCE UP. (MIRANT AMUNT). 
DOCUMENTAL SOBRE JOAN PAHISA
Un documental que deberíamos ver todo el mundo y que veremos en nuestro Colegio cuando se estrene. De momento en esta entrada podemos ver el trailer oficial del documental.


Joan Pahisa tiene 27 años y una gran pasión: el baloncesto. No sería nada extraordinario si no fuera por un detalle: mide exactamente un metro de altura.
La vida de Joan no ha sido fácil, pero el deporte le ha ayudado a tirar adelante. Este verano participó en los World Dwarf Games en Michigan, Estados Unidos, una competición parecida a los Juegos Olímpicos que se celebra cada cuatro años, exclusiva para gente de talla baja. En los Juegos, Joan fue el único representante de España, ya que no encontró nadie que lo acompañara, por esta razón, se especializó en el tenis de mesa, un deporte individual. 
Joan viajó 7.000 km para poder sentirse como en casa. Y también para poder cumplir sus sueños: ser campeón del mundo en tenis de mesa y, por encima de todo, jugar a baloncesto una vez más probablemente la última.  
Su viaje nos enseñará como se ve el mundo desde un metro del suelo. No se trata solamente de deporte, se trata de la vida misma. De cómo la ha vivido y la vive Joan y de cómo la sociedad le trata.



FUENTES:

domingo, 21 de septiembre de 2014

El Águila y el Halcón.Leyenda Sioux.


El Águila y el Halcón.Leyenda Sioux. 
Cuenta una vieja leyenda sioux que una vez llegó hasta la tienda del brujo más viejo de la tribu una pareja de enamorados de la mano: Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta, la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu.



- "Nos amamos", empezó el joven.



- "Y nos vamos a casar", dijo ella.



- "Y nos queremos tanto que tenemos miedo."

- "Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán."

- "Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos."

- "Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar a Manitú el día de la muerte."

- "Por favor", repitieron, "¿hay algo que podamos hacer?"

El viejo los miró y le emocionó verles tan jóvenes, tan enamorados...

- "Hay algo...", dijo el viejo después de una larga pausa. "Pero no sé... es una tarea muy difícil y sacrificada."

- "No importa", dijeron los dos.

- "Lo que sea", ratificó Toro Bravo.

- "Bien", dijo el brujo. "Nube Alta, ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? Deberás escalarlo sola sin más armas que una red y tus manos, y deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Luego deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena."

- "Y tú, Toro Bravo", prosiguió el brujo, "deberás escalar la Montaña del Trueno y, cuando llegues a la cima, encontrar la más brava de todas las águilas y, solamente con tus manos y una red, atraparla sin herirla y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta... ¿Comprendísteis?"

La pareja asintió y el anciano chamán hizo un gesto indicando que no tenía más que decir. Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur. El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas.

El viejo les pidió que, con mucho cuidado, las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron, ante la aprobación del viejo, los pájaros cazados. Eran verdaderamente hermosos, sin duda lo mejor de su estirpe.

- "¿Volaban alto?", preguntó el brujo.

- "Por supuesto, como lo pediste... ¿y ahora?", preguntó el joven. Esperamos un sacrificio, ¿hemos de matarlos, qué hemos de hacer?"

- "No", dijo el sabio anciano. "Haced lo que os digo. Tomad las aves y atadlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero. Cuando las hayáis anudado, soltadlas y que vuelen libres."

El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros. El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero sólo consiguieron revolcarse en el suelo. Unos minutos después, frustradas, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta lastimarse.

- "Este es el conjuro. Jamás olvidéis lo que habéis visto. Sois como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a hacerse daño el uno al otro. Si queréis que vuestro amor perdure volad juntos pero jamás atados".





martes, 1 de abril de 2014

10 Consejos básicos contra el #ciberbullying

10 Consejos básicos contra 

el #ciberbullying

➊ No contestes a las provocaciones, ignóralas. Cuenta hasta cien y piensa en otra cosa.

➋ Compórtate con educación en la Red. Usa la Netiqueta.

➌ Si te molestan, abandona la conexión y pide ayuda.
➍ No facilites datos personales. Te sentirás más protegido/a.
➎ No hagas en la Red lo que no harías a la cara.
➏ Si te acosan, guarda las pruebas.
➐ Cuando te molesten al usar un servicio online, pide ayuda a su gestor/a.
➑ No pienses que estás del todo seguro/a al otro lado de la pantalla.
➒ Advierte a quien abusa de que está cometiendo un delito.

➓ Si hay amenazas graves pide ayuda con urgencia. 

viernes, 28 de marzo de 2014

La migración es cosa de metáforas. JUAN CARLOS VELASCO

La migración es cosa de metáforas

Los giros retóricos exageran el número de inmigrantes y los pintan como hostiles

. eL pAÍS. 28. MARZO2014

 La forma en que se piensan y se tratan los actuales movimientos migratorios es, en gran medida, cosa de metáforas. Las migraciones se nos presentan con frecuencia enmarcadas en torno a determinadas figuras metafóricas, a veces implícitas y otras manifiestas. Para ello resulta sumamente ilustrativo el análisis del modo en que en la esfera pública se abordan las noticias relacionadas con la cuestión migratoria, de cuál es el enfoque elegido, el diseño de presentación y las estrategias discursivas.
Las metáforas más recurrentes a la hora de referirse a las migraciones son, sin duda, las hídricas. Las migraciones se asemejan a flujos,corrientes y olas. Y cuando se alude a ellas de manera amplificada y se quiere denotar que la situación se encuentra desbordada, entonces toman el carácter de oleadas, mareas, avalanchas, aluviones y riadas. Y más recientemente, incluso se recurre al nuevo y desgraciadamente famoso término tsunami, resaltándose con ello el carácter incontenible de la llegada de migrantes.
Sabemos que el lenguaje humano está modelado por metáforas que con el tiempo tienden a convertirse en expresiones literales que acaban conformando nuestra forma de pensar. De este modo, lo que empieza concibiéndose como si fuera una desgracia natural, un nuevo tipo de inundación o de huracán, acaba percibiéndose efectivamente como una desgracia natural. Las migraciones, en vez de ser identificadas, por ejemplo, como movimientos que se estructuran dentro de un sistema internacional de producción, son equiparadas a una manifestación de la naturaleza. La asociación más o menos explícita con la noción de catástrofe parece así inevitable, cuando no con un fenómeno bélico, al que aluden términos como desembarco, infiltración y, sobre todo,invasión, al que además se le añade adjetivos como masiva, incontrolada o desbordante. En correspondencia con ello, las fronteras ofrecerían agujeros y se presentaban como coladeros. Y este es, básicamente, el marco conceptual y semántico en el que se llevan a cabo con frecuencia los procesos de percepción, interpretación y valoración social de los complejos procesos migratorios.
Dado que el empleo de las palabras nunca es ingenuo, la popularización de términos con connotaciones bélicas como algunos de los mencionados, denota una toma de posición nada amistosa con el fenómeno que delata un cierto síndrome de asedio, cuyo paso siguiente sería expulsar al infiltrado y elevar muros de separación: un coto vedado por utilizar una metáfora de origen cinegético. Un modo de pensar, en definitiva, que considera que solo manteniendo extramuros a los inmigrantes es posible conservar las posiciones de privilegio en el interior, aunque para ello se requiera adoptar actitudes agresivas.
Vale que todos usemos metáforas en el lenguaje cotidiano, pero no es honesto presentar como hechos lo que no son sino imágenes o figuras estilísticas. Los inmigrantes, por regla general, no van armados, ni conforman un colectivo organizado, ni pretenden dominar ningún territorio. Se arguye también, en esa misma línea, el indeclinable deber de los Estados de defender la integridad de sus fronteras (sacrosanta misión que haría bueno cualquier medio). Esto nadie lo pone en duda ante una amenaza militar, ante un ejército que pretendiera ocupar el territorio soberano de un Estado. Pero es igualmente un abuso del lenguaje blandir este deber ante individuos cuyo único móvil es la supervivencia o la mejora de las condiciones de vida y que, en absoluto, buscan arrasar las vidas o las haciendas de la gente del lugar en donde buscan instalarse.

El marco semántico identifica los movimientos de población con oleadas, inundaciones y desembarcos

El empleo del lenguaje metafórico se ve potenciado por el uso de una iconografía selectiva, que en el caso de los países del Sur de Europa está ocupada sobre todo por las imágenes mil veces repetidas de los cayucos, pateras y barcos atiborrados. Recientemente, han encontrado especial eco las imágenes de nutridos grupos de inmigrantes intentando saltar los muros y las vallas que protegen las fronteras terrestres de los países más prósperos. A ello se le añade la difusión de una numerología estimativa que abona de la idea la migración como un fenómeno de “gran magnitud”. Tales representaciones inciden en los discursos políticos y viceversa: ambos se retroalimentan y se condicionan mutuamente.
Los giros retóricos recién expuestos no solo señalan, exagerándolos, el gran número de inmigrantes que llegan, sino que refuerzan también, al introducirse en el lenguaje ordinario, la idea de la siempre presupuesta hostilidad natural o cultural de los extranjeros y de lo nocivo de su influencia. Muchas actitudes ante la inmigración se sustentan en creencias débilmente fundamentadas, en opiniones y prejuicios. No se forman de un modo racional en debates públicos. A ese déficit de racionalidad contribuyen los medios de comunicación, responsables de la creación de estados de opinión nada favorables.
La colonización del lenguaje mediante metáforas hostiles al fenómeno migratorio no facilita el establecimiento y menos aún la consolidación de una sociedad democrática integradora. En una democracia las palabras deben ser objeto de un cuidado exquisito, pues la democracia se caracteriza precisamente por el Gobierno mediante la palabra. Las palabras han de ser precisas y claras, de modo que no induzcan a engaño. Distorsionar el lenguaje es extraordinariamente grave en política, pues, a diferencia de lo que se sucede, por ejemplo, en el mundo académico, ciertas palabras pueden arruinar la vida de muchas personas. El lenguaje empleado predefine la forma en que evaluamos las migraciones y, lo que es sin duda más importante, las propuestas que podamos formular para convivir con ellas.
Juan Carlos Velasco es investigador del Instituto de Filosofía del CSIC. El azar de las fronteras es el título de su próximo libro
FUENTE: